Calendario

Abril 2014
L M X J V S D
« Mar    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Blogocampaña

Campaña contra la pornografía infantil

Creative Commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Bullyng/ Acoso

Cuánto miedo me dan estas cosas! Y más en la adolescencia y con connotaciones sexuales por medio.

Se crucifica a una persona inocente a una velocidad de vértigo y se le arruina su vida por un error sin maldad.

Tenemos que cambiar, tenemos que ir al fondo y no quedarnos en la superficie del comportamiento de los demás. tenemos que aprender a no juzgar tan alegremente, si no, cómo van a aprenderlo nuestros hijos? Alguien querría que Emily Lindin fuese su hija? Cómo nos sentiríamos en su lugar?

Me da pavor pensarlo.

Agenda

Desde hace ya años, mi parte cuadriculada y, sobre todo, mi falta de memoria hacen que necesite una agenda en la que anotar y planificar todo.

Hasta hace poco, mi agenda estaba llena de trabajo. Como cada tipo de actividad tiene un color, estaba llena de tonos morados.

Desde hace poco, han ido incorporándose actividades de color azul cielo: mi gimnasio de los martes y jueves, por ejemplo.

También llevo un control de horas por trabajos, para optimizar el tiempo que dedico a cada tarea. Desde hace cuatro años también controlo el tiempo dedicado a Dididai y al Master de Audiovisual. Pues bien, como creo que lo que no se controla y planifica no se puede mejorar, he decidido incorporar, esta vez para aumentarlo, el tiempo dedicado a dormir, a hacer ejercicio y a ocio puro y duro (bailar, cantar, ir al cine, leer…).

Ya sé que os puede sonar muy cuadriculado, pero son apenas 5 minutos diarios y así consigo enfocarme a lo que de verdad me importa. Cambiar hábitos es muy difícil y todas las herramientas son pocas!

Además, si planifico con tiempo mi trabajo, por qué no hacerlo con los viajes, por ejemplo?

De momento ya voy anotando en mi agenda posibles actividades para dentro de unas semanas: un concierto apetecible, una obra de teatro, una escapada, etc. Y de marzo en adelante -cuánto me apetece- volver a hacer vela.

Olores (disfrutar)

Me encanta como huele mi casa esta mañana.

Hago un bizcocho, con limón, las manos me huelen a la ralladura y me gusta acercarlas a la nariz y olerlas. Los aromas cítricos me dan energía. Sí, el olor de limón, es el aroma del mediterráneo, de la vida.

Le pongo un poco de chocolate, como no, y el aroma se extiende desde el horno. El chocolate rememora viajes, tierras lejanas, más cálidas y salvajes. Es el aroma de la libertad.

Me preparo un café , sin duda el aroma que más me acoge y serena, el que asocio a una buena conversación entre amigos, y unas tostadas mientras se cuece el bizcocho. Mi cocina huele a ternura, a placer sereno, a vida y a invierno. Dejo que me inunden los olores y los disfruto.

Me acerco a la ventana de mi cuarto para abrir y ventilar. Entra el aire fresco de la mañana que trae aromas de hierba húmeda, piedra y nieve.

El contraste es delicioso.

Delicadeza

La delicadeza en el trato requiere sensibilidad, respeto, empatía y ternura. Va mucho más allá de la discrección o de la educación. Es una forma de amor.

Para muchas personas es algo innato. Adoro a esas personas que dejan la puerta abierta de su afecto sin necesidad de preguntar, que hacen la pregunta justa, sin agobiar, que se ponen en lugar del otro. Y es que sí, no hay nada que se oponga más a la delicadeza que el egoismo, el poner mis necesidades emocionales por encima de las de la otra persona, el no comprender el sufrimiento que infligimos a otros por satisfacer pequeñas vanidades.

Supongo que yo también meto la pata muchas veces, pero sé muy bien cuánto duele sentir esa falta de delicadeza: esa bobada que a otros puede parecer inocente, significa, en el fondo, que la otra persona no ha sido tierna, que sabe que te hace daño y, a pesar de todo, lo dice, lo escribe, lo publica en una red social, quizás sin darse cuenta de que está rompiendo la regla no escrita de la lealtad.

Y la falta de lealtad, como la confianza, no es imposible de reparar, pero no es fácil.

Se parece mucho al daño gratuito, pero quizás es aún más inconsciente, más incorregible. Si uno se hace consciente, debe de pedir perdón.

Caminos en niebla

Fragas con niebla

CAMINOS

De la ciudad moruna
tras las murallas viejas,
yo contemplo la tarde silenciosa,
a solas con mi sombra y con mi pena.

El río va corriendo,
entre sombrías huertas
y grises olivares,
por los alegres campos de Baeza

Tienen las vides pámpanos dorados
sobre las rojas cepas.
Guadalquivir, como un alfanje roto
y disperso, reluce y espejea.

Lejos, los montes duermen
envueltos en la niebla,
niebla de otoño, maternal; descansan
las rudas moles de su ser de piedra
en esta tibia tarde de noviembre,
tarde piadosa, cárdena y violeta.

El viento ha sacudido
los mustios olmos de la carretera,
levantando en rosados torbellinos
el polvo de la tierra.
La luna está subiendo
amoratada, jadeante y llena.

Los caminitos blancos
se cruzan y se alejan,
buscando los dispersos caseríos
del valle y de la sierra.
Caminos de los campos…
¡Ay, ya, no puedo caminar con ella!

Antonio Machado

Aunque yo saqué esta foto en las Fragas do Eume y en enero, el paisaje era maravilloso.

El Médico

Íbamos con la idea de ver Agosto pero al llegar al cine vimos que esta clasificada para mayores de 16, así que escogimos otra de las que empezaban a una hora similar. Sin más.
Así es como acabamos viendo El Médico, una adaptación de una novela de Noah Gordon que yo no he leído pero que me suena.
A mi me ha encantado la película, porque aunque está fechada en el siglo XI la encuentro de máxima actualidad: La intolerancia religiosa, el fanatismo, el ansia de conocimiento, el castigo a todo el que se salga de lo que los demás esperan.
Os dejo la crítica de Fotogramas por si queréis darle un vistazo.
Los 150 minutos de la película se me pasaron rapidísimo.
Una película que luce mucho más en el cine que en la tele, desde luego.

Las calles del Lisboa


[...] Amo estas plazuelas solitarias, intercaladas entre calles de poco tránsito, y sin más tránsito, ellas mismas, que las calles. Son claros inútiles, cosas que esperan, entre tumultos distantes. Son de aldea en la ciudad. Paso por ellas, subo a cualquiera de las calles que afluyen a ellas, después bajo de nuevo esa calle, para regresar a ellas. Vista desde el otro lado es diferente, pero la misma paz deja dorarse de añoranza súbita -sol en el ocaso- el lado que no había visto a la ida. (…)
De El Libro del Desasosiego de Pessoa.

El primer paso…

Maravillosa imagen de Xurxo do Medio

Maravillosa imagen de Xurxo do Medio

Hoy ya, apenas desde hace unos minutos, toca ir dando los primeros pasos hacia los objetivos del año.

Me voy a la cama. Dormir, soñar, recrear,…pensar en ti, bailar contigo y vivirte.

Dream a little dream of me, con Ella Fitgerald y Louis Armstrong.

Buenas noches.

Sorbete de mandarina

Esta semana no sabía qué hacer de postre y me apetecía algo ligero. Me inventé esta receta que seguramente se parece a muchas otras y que, de casualidad, me quedó riquísima (eso decían todos al menos).

Para 6 personas hay que poner 4 yogures, 200 ml de nata, el zumo de 4 mandarinas recién exprimidas y dos cucharadas grandes de azúcar. Se bate todo y se deja reposar unas horas en el frigorífico en copas de cava. Se puede decorar con trocitos de la propia mandarina. Ah, si montáis antes la nata con el azúcar, más cremoso todavía.

Un postre fresquito para salir del apuro y que se hace en cinco minutos.

Ahora me ves

Una película de Leterrier que me ha parecido la mar de divertida y estupenda para pasar un rato desconectada y pensando en…”la magia”.

Os dejo un enlace al trailer.

Meme de libros

Aunque en su día esto de los Memes no me gustaba mucho, contesto en facebook a la petición de relacionar 10 libros importantes para mi que me ha hecho Carmen y de pedir a 15 amigos que hagan lo mismo.
Como me resulta absolutamente imposible decidir 10 voy a poner los que primero se me vengan a la cabeza, aunque corro el riesgo de que sean los más recientes:
1. La conquista de la felicidad de Bertrand Russell
2. Las Obras completas de Epicuro.
3. La Metafísica de Aristóteles.
4. Sonetos a Orfeo de Rilke
5. Razón de Amor y La Voz a ti Debida de Pedro Salinas
6. Cualquiera de Octavio Paz
7. Casa Desolada de Dickens
8. Mujer de Rojo sobre fondo gris de Miguel Delibes.
9. Ana Karenina de Leo Tolstoy
10. Cristina, Hija de Lavrans de Sigrid Undset

Aquí, en el blog, os pido a los que lo leáis que me dejéis los vuestros. Ya sé, es difícil, faltan tantos….

Propósitos de Año Nuevo

Voy por ahí preguntando a todo el mundo si ha hecho propósitos de Año Nuevo y la mayoría me dicen que no, pero en segundos todos me dicen “pero me gustaría….”.

Ah! Queridos niños, pero hacer propósitos y que se cumplan no es tan fácil. Pensarlos, desearlos, es el primer paso, pero no el único.

Hay que planearlos, detallarlos, ponerse en marcha para dar el primer paso, cubrir la primera etapa y así día tras día. Y no es tan fácil como parece.

Repasaba esta semana mi última libreta de “propósitos” y veo que hace sólo tres o cuatro años yo tenía….13!!!! Es para mear y no echar ni gota. Vamos que es imposible. Menuda ingenua optimista! Al año siguiente 7, al siguiente 4 (con mapa mental y todo) y el año pasado 2. Esto ya suena mejor. Y es que cambiar hábitos, realmente cambiar algo es una cosa muy difícil que no nos podemos tomar a la ligera.

El año pasado me quedé contenta de recuperar mi risa y gracias.

Este año…mi objetivo es parecido, sólo que hay que dar un paso más. Bueno, os lo cuento a final de año si lo consigo.

Hay que dormir con los ojos abiertos, hay que soñar con las manos

A través de Flickr:
Feliz Año! Nos espera un nuevo comienzo.
El título es un verso de un poema maravilloso de Octavio Paz que llama a soñar, actuar y tener esperanza.

Y arrullar al cielo como un árbol



Y arrullar al cielo como un árbol, originalmente cargada por Amalí.

A través de Flickr:
Os deseo que seáis Felices
(El título es un verso de Vicente Huidobro)

Más alegría

Ayer volví a darme cuenta por tercera vez en las últimas semanas: mi risa vuelve a brotar espontánea, libre.
Me observo reír con ganas como si fuera un niño pequeño que comienza a hablar y repite maravillado sus primeros sonidos una y otra vez comprobando que es el, que puede hacerlo.
Mi risa aún no es fácil como antes, aún necesita de la de mi hija, de la de mi amiga Carmen, pero poco a poco se va volviendo a asentar como un nuevo hábito.
No, no voy a analizar el porqué, en el fondo lo sé y además qué importa. Me siento yo misma otra vez en esa risa recién estrenada.